BLOG

Promedio: 4.3 (3 votes)

¿Estás harto de coger siempre igual? ¿Lo único que varía en tus polvos son las sábanas? Sabemos que apretarle el orto, darle un buen chirlo, morderle el labio al besarse o rasguñarle la espalda cuando estás bien caliente, están dentro de tus límites y los de quien te coges, pero por qué no probar con algo más?
Te proponemos algunas ideas, que sin llegar al sadomasoquismo o al bondage extremo, le pueden poner picante a tus cogidas y hacerlas realmente memorables, porque en definitiva es lo que todos queremos, ¿o no?
Las previas pueden ser muy buenas pero a la larga se vuelven monótonas si siempre haces lo mismo y en el mismo orden, por eso te ofrecemos hacer algo nuevo. ¿Empezamos?
Congelando el momento
Basta con un cubito de hielo para ponerte bien caliente, la idea es que te lo pongas en la boca y lo lleves a todos esos lugares de su cuerpo donde le pasarias tu lengua, a medida que vayas acercándote a zonas más placenteras vas a ver la excitación que provoca.


Suavecito como una pluma
Consiste en acariciar suave y lentamente con una pluma desde la nuca hasta la punta de los pies de tu pareja. Las zonas que más se excitaran dependen de cada uno, pero nosotros te recomendamos que pruebes con el culo, las piernas, y por supuesto la concha. ¿Y por qué no usar tu chota como una pluma también?


Sin sentido
Una de las mejores prácticas para calentar fuerte a tu pareja es ponerle un antifaz, de este modo todos sus otros sentidos se van a ver aumentados y podes estimularlos mucho más. A todos nos gusta que nos miren a los ojos mientras nos la chupan, pero los gemidos de placer pueden causar un mejor efecto, sumado a que la idea de no ver lo que están por hacer también calienta muchísimo. ¡Ojo! ¡Con esta práctica todo depende de tus habilidades! 


Manitos atadas
Atarle las manos con una corbata o cinturón, por sobre la cabeza o en la espalda, hace perder un poco el control de la situación a tu pareja y puede calentarte a niveles insospechados. Si sabes bien que hacer sin sus manos podés llegar a un orgasmo intenso en muy poco tiempo. Una variante de esta práctica consiste en atarle las piernas juntas por los tobillos a ella, logrando enterrarle más profundo la chota y controlar completamente el movimiento, retrasando la acabada. Recomendamos practicarla al estilo perrito.


Estas meta bombeo y paf!
Si ves que un chirlo le gusta, proponele una practica de Soft Spanking: consiste en darle chirlos en el culo o las tetas en diferentes posiciones y en diferentes momentos de la cogida, y asi logras sorprender y calentar mucho más.

 

Fuente: Chica del Bidón
Twitter: https://twitter.com/ChicaDelBidon