BLOG

Promedio: 3 (12 votes)

¡El que la pone, pierde!
Recibe muchos nombres: Petting, Pitting, Choching, Tetting o Culing, pero en definitiva se trata de jugar a no ponerla, ¡pero jugar!
Masturbacion, mamadas, masajes, todo vale excepto el coito. Se trata de una vieja práctica que se recicla, donde lo importante son los juegos, ya no como preliminares al polvo, sino con objetivo final.


1). Mimos y caricias
La palabra Petting se origina del verbo to pet, que alude a la acción de acariciar, besar, mimar, etc. y se utiliza para referirse a una forma de SEXO caracterizada por un juego intenso en el que casi todo está permitido, excepto el coito.
Lo fundamental en este tipo de práctica es anteponer la satisfacción de la pareja a la propia, es decir, estar atento o atenta a sus reacciones y siempre mostrarte deseos@ para saber cómo desea ser estimulad@. Por ejemplo, tanto a hombres como mujeres les gusta escuchar cositas sucias mientras se están quitando la ropa. Una simple frase como“Te quitare el cansancio con los dedos” puede llegar a hidratar una vagina más que si la estuvieras penetrando.

2). MASAJES
Lo que en un polvo es solo el aderezo, en el petting resulta lo más importante. El toqueteo, la lengua, las palabras resultan prioritarios. Lamer cada uno de sus dedos para generarle sensaciones placenteras puede ser el acto erótico más orgásmico.
Un recorrido de forma sutil con las palmas de las manos o nudillos puede resultar restaurador, pero al principio, deben evitar las zonas erógenas. Se permite rozar esas partes pero, una vez que te aseguraste un nivel de excitación alto, debes alejarte y cubrir otras zonas inusuales como el lóbulo de la oreja, la clavícula, el esternón o el ombligo.

3). ATAL@
Incorporar alguna prenda, cuerda de seda, algodón o nylon, es otra de las opciones que se utilizan en esta modalidad del sexo. 
Lo clásico es inmovilizar las muñecas y los tobillos, pero hay variantes, como atar solo manos o pies, con las manos delante o a la espalda, con las piernas flexionadas o estiradas, de pie, acostado, sentado, atad@ a la pata de la mesa, a una columna o en una silla.

4). VENDAL@
No ver tiene su toque de excitación, aumenta la sensación de indefensión y de precariedad de quien lleva la venda. Sin embargo, para que esas percepciones se prolonguen, varía los estímulos después de cierto tiempo.
Cambia de escenario para descubrir nuevos sonidos, texturas y formas, porque resultan alentadores. También da rienda suelta a la imaginación y crea situaciones donde lo más importante es lo que se oye, se toca y se huele. El mejor ejemplo es la comida, desde el frío de un cubo de hielo hasta el jugo de una fruta.


5). SEXTING
Consiste en excitar a tu pareja cuando no se encuentra a tu lado. El chiste es contarle por teléfono todo lo que le harías si estuvieras a su lado, pero modifica la dinámica del juego: háblale desde el cuarto contiguo o desde el baño. 
Sabrá que estás muy cerca y que en cualquier momento entrarás a saciar sus deseos.


6). BESO  NEGRO
Para esto, lo primero que debes hacer es quitarte los prejuicios de encima y ¡PROBAR! La realidad es que el ano puede ser encaminado al goce cuando se practica el sexo oral en él. Si se hace lentamente, y acompañado de la masturbación, puede lograrse un orgasmo muy intenso.
Éste es el último punto íntimo donde los amantes se aventuran. ¡No te limites!


7). MASTURBACION
Cada zona tiene niveles de sensibilidad. Las caricias o los toques en el pubis, las ingles y el perineo provocan una sensación de proximidad.


En el caso de las mujeres, los labios mayores y menores, por su gran cantidad de vasos sanguíneos y terminaciones nerviosas, se transforman en uno de los principales puntos durante el cunnilingus.
Por supuesto el clítoris es lo más importante. Si eres hombre, deja que ella te guíe.


UNA MODA QUE RETORNA
Los expertos indican que el petting se puso de moda en la década de los 70, cuando se dieron a conocer los estudios realizados por los sexólogos estadounidenses William H. Master y Virginia Eshelman. No existe una fórmula para llevar a cabo el petting, sólo considera que el cuerpo es una gran zona erógena. La pareja decide en qué momento finaliza el juego y si continuarán hasta alcanzar el orgasmo. ¡Practícalo y cuéntanos cómo te fue!

¡Comparte si te ha gustado el artículo!