BLOG

Promedio: 5 (1 vote)

Muchas veces el franeleo callejero te deja en tu punto más álgido y te invaden unas terribles ganas de mojar, pero como no estás en casa, no queda otra que improvisar. Por eso el sexo al aire libre se convirtió en una alternativa para experimentar altas dosis de adrenalina, y éstas personas te lo cuentan.

Llegó la primavera, y con ella queda oficialmente inaugurada la temporada de los polvazos a la intemperie. Se trata de la estación perfecta para el acontecer de cualquier evento sexual al aire libre. No solo porque, como ya lo comentamos en ésta guía, los días son más largos  y las buenas temperaturas despiertan al pajerillo que todos llevamos dentro, sino que si el clima es agradable, en general es más fácil ver pulpa. Menos ropa, más tetas, más nalgas, ¡más ganas de bombazos!. En fin, no se necesita un máster en biología para saber que toda exposición de carne detona impulsos sexuales y, el sexo al aire libre es una excelente opción. 

A algunas personas les encanta, se declaran locos por el sexo puro y duro en lugares públicos porque es una práctica en la que uno toma el riesgo de ser descubierto en medio del ñaca ñaca… siendo justamente ese riesgo lo que lo hace interesante. Según estudios, el morbo de tener sexo al aire libre y/o en un lugar público es una fantasía muy usual.

LOS PICADEROS

En el 2009 un vasco llamado Josean Gutierrez creo Mispicaderos.com, una web para ayudar a aquellos que no tenían un lugar donde “echar una cañita al aire”. Los picaderos o sexcondites, como los llaman sus usuarios, son lugares públicos para tener sexo sin el riesgo de acabar siendo el vídeo más visto de Youtube. Su objetivo fue crear un inventario de lugares donde la gente pudiera encontrarse para tener sexo, marcar sus favoritos, hacer comentarios, etc. Y hoy reúne más de 10.000 outdoor sex recomendados por los propios usuarios.

"Mediante esta web, decidí ayudar a los vascos a echar un casquete”, cuenta Josean. Según relata se le ocurrió la web cuando Google Maps ya llevaba funcionando unos años.

Se trata de una página que funciona como el boca a boca. El sitio muestra un mapa donde puedes buscar un picadero por zona, por cercanía, en tu ciudad, y además se trata de información compartida por otros usuarios que comparten sus experiencias en tal o cual lugar. A través de esa tecnología es fácil que cada aficionado recomiende sus lugares favoritos a la comunidad, informando también de posibles incidencias como suciedad, mirones o paso de la policía. Los rincones de placer o picaderos van desde los cementerios, restaurantes de fast food, espigones, cines, parques, aparcamientos, baños reservados para discapacitados, hasta museos, canchas y estadios.

Lee también: ¿Por qué el sexo en un hotel es mejor que en casa?

TESTIMONIOS

Probablemente más de uno se habrá dejado llevar a lo largo de su vida por un apuro de calentura en plena calle. Y existen también muchas personas que lo hacen, no por necesidad, si no por gusto. Si uno pregunta a sus conocidos, lo más probable es que respondan “jamás lo haría”, pero en el mundo hay mucho más sexo al aire libre del que se quiere admitir. Y, como quien escribe una reseña del último Iphone lanzado en el mercado o de la calidad de la cocina del nuevo restaurante que abrieron en el barrio, lo mejor es que ¡ahora también puedes o te pueden recomendar sitios en la ciudad donde echarte unos buenos polvos! Aquí 5 de las  historias de sexo de los usuarios de mispicaderos.com, que no te querrás perder.

Lee también: ¿Cómo se siente la “petite mort” o el orgasmo femenino? Basado en casos y audios reales.

1). Montados detrás de la montaña.

Los amantes del buen sexo no pierden mucho tiempo planificando el próximo encuentro, sino que son sus propios impulsos sexuales incontrolables los que los llevan a los lugares más ingeniosos y creativos, y mispicaderos, parece ser el sitio ideal donde encontrarlos.

“El Passeig del Migdia 174, Barcelona, es un lugar genial. Yo he estado con mi amiga desnudos los dos a las 12:00 del mediodía con una manta en el suelo. Hemos llegado, nos hemos desnudado integral y hemos follado durante horas...masturbándonos mutuamente sin importarnos nada...ella se corre a gusto (squirting). Por la zona hay mirones pero no llegan hasta allí, solo alguno pero no importa, incluso da morbo. Dejas el coche en el parking trasero del cementerio. Se sube el caminito hasta arriba, una vez allí cruzas toda la zona de palmeras. Al llegar al final a mano izquierda quedan como unas montañas de tierra y herramientas de obras. Detrás de la montaña...se pone una manta y a follar”, cuenta Blas, uno de los primeros usuarios de la plataforma mispicaderos.com.

La franquicia erótica SexPlace, con tienda en la capital, realizó hace tiempo una encuesta que revelaba que el 75% de mujeres, con una media de edad de unos 25 años, tenía la fantasía de practicar sexo en lugares públicos. A más edad la imaginación comienza a ir por otros lados  y excita más lo de disfrazarse o los juegos tipo "Cincuenta sombras de Grey".

Lee también: Juguetes sexuales recomendados por Venus O’Hara para una noche 50 sombras

2). Auto-cine Morbo.

El cine también parece haberse convertido en el escenario propicio de quienes buscan algo de acción y riesgo. ¡Más aún si se trata de un cinco estrellas!

“Hace unos meses mi novio y yo fuimos al auto cine. Como la peli no era muy interesante y el lugar estaba casi vacío, entre toqueteo y toqueteo nos entró la calentura y yo toda cachonda le desabroche los pantalones y nos pusimos a coger … lo que más me gustó es que el me tapo la boca para que no hiciera ruido, ese día me corrí muchísimo . Les aconsejo que lo prueben”. María C., una jovencita apenas mayor de edad, usuaria frecuente de la plataforma.

Lee también: Tenían sexo mientras el taximetro seguía corriendo.

3). Disparos en el parque.

¿Quién no ha violado las normas de seguridad de un parque público alguna vez? Ésta parejita en apuros lo hizo, y éstas fueron las consecuencias.

“Ahí estábamos (en un parque de los no recomendados para las parejas solitarias a ciertas horas), al anochecer con la vista acostumbrada a la oscuridad pero entre las sombras, apoyados en un banco haciendo manualidades cuando de repente apareció un hombre mayor paseando el perro.

En el peor momento ella se separó, soltó lo que tenía entre manos y me dijo: ¡esconde eso! como si estuviéramos contrabandeando mercancías prohibidas. En ese momento ella miró abajo y me replicó: ‘¿Qué esperas?’. Un punto de no retorno me delató y empecé a disparar a diestro y siniestro. Ella ante la imposibilidad de esconder nuestro delito se abrazó a mí y me susurro al oído: ‘Tranquilo ya no hay remedio’. Fue arriesgado pero muy caliente. El silencio reinó en el parque ”.

4). En plena calle, y con público.

También hay calenturas "NIVEL DIOS" que no nos dan tiempo ni siquiera a buscar un sexcondite donde ponerla, y terminan pasando cosas como éstas.

“En la calle Dr Esquerdo, salimos de un pub que se llama Eclipse, y al llegar al coche el tema se calentó tanto, que no pudimos esperar. Lo mejor de todo es que para que no nos vieran en la calle, nos pusimos entre los coches. Fue una sensación única los carros pasando a toda velocidad. Cuando se daban cuenta de lo que estábamos haciendo, tocaban bocina, incluso una pareja dio marcha atrás para ver lo que estábamos haciendo, y después de estar un ratito mirando se marcharon. Fue super emocionante y pasional”.

5). De polvos y lunas llenas.

Pero el sexo al aire libre no siempre tiene porque ser un rapidito, también puede tener un toque de romanticismo. Para esos casos, la playa parece el lugar perfecto de las parejitas, Y ¿porqué no de los tríos?

“Hace un tiempo fui con dos amigas a hacer una pequeña expedición a la playa. Nada más desembarcar ellas se desnudaron y yo hice lo mismo, también encendieron pequeñas velas sobre la arena, limpiaron una pequeña zona en medio de la cala y me pidieron que me tumbase. A continuación y ante mi sorpresa las dos se arrojaron sobre mi pene, repasando toda la piel con sus lenguas. Al final los tres nos entrelazamos en un amasijo de cuerpos y jugos, donde no se sabía muy bien de quién era cada trozo de piel. Perdimos la cuenta de los orgasmos y del tiempo, pero sin dudas fue un trío a la luz de la luna que jamás olvidaré”.

En Venusgo creemos que es razonable asumir que nuestro deseo de coger se debe a que hay mucho que celebrar durante esta estación. Incluso hoy, gracias a colaboradores activos y solidarios,  tenemos a disposición miles de lugares recomendados donde hacerlo.

Si te ha gustado nuestro artículo, ¡compártelo!

Lee también: 

Las aventuras de Beyró: Mi primer NO sexo oral (Nueva sección de "relatos")

8 cosas que extrañamos del porno de los 80’s

Telefonofilia: Así evolucionó el morbo telefónico hacia el siglo 21

Moteles aéreos: la nueva tendencia de los gurúes del sexo