BLOG

Promedio: 4.8 (4 votes)

En el Mes de Halloween continuamos con algunos temas que nos asustan y nos ponen nerviosos. El amor debe ser cultivado y debe reinar la paciencia. El paso del tiempo va desgastando poco a poco la relación si ambos permiten caer en la monotonía o actúan de manera egoísta.

Sin embargo, muchos continúan estando juntos a pesar de la duda. ¿Cómo darse cuenta que el tiempo ha desgastado los sentimientos? ¿La costumbre se impuso ante el amor?

Les dejo 10 indicadores para saber que ya no aman más a su pareja:

1. Ya no te provoca decir “te amo”

Al inicio los “te amo” te salían directo del corazón, mirando a los ojos y sellándolo con un beso, pero ahora es solo por cumplir, por reciprocidad y ya no está el sentimiento. Aunque sí lo quieres, la pasión desapareció y puede que el miedo a salir de tu zona de confort te paralice.

2. Te molesta todo

Las cualidades que antes te gustaban ya no te interesan más, pequeños detalles hacen que te genere disgusto, te molestas por absolutamente TODO. Créeme, continuar NO es lo correcto.

3. Ya no pasan tiempo juntos

Si al principio no querías despegarte de tu ‘amor’ ahora ni te apena estar sin esa persona, si encima disfrutas estando alejada una larga temporada, presta mucha atención. Cuando tu espacio personal vuelve a cobrar relevancia entonces puede que estés acostumbrándote a la soledad.

4. Dejas de notar la rutina

Si nada te sorprende, siempre hacen las mismas actividades, no hay asombros en sus salidas, entonces algo en tu pareja o en ti ha cambiado. Cuando no hay iniciativa en ninguno puede que la costumbre ya haya hecho lo suyo.

5. No hay detalles

Los pequeños detalles son los que endulzan la relación, ligeras variaciones en los paseos o regalitos. Los regalos son muy importantes, y no significa que necesites gastar mucho dinero en ellos, más bien se trata de conocer sus gustos, sus formas y hacer de cada día especial su sueño hecho realidad. Si le sumas a eso que ya ni hay mensajes cariñosos entonces no hay interés.

6.  Más peleas menos sexo

¿Ya olvidaste cuándo fue la última vez que se divirtieron haciendo cosas juntos? ¿Haciendo el amor locamente? Probablemente tu recuerdo más fresco sean puras peleas, pequeñas reconciliaciones para continuar discutiendo con cualquier otra situación que se genere.

7. Descuido personal

Si antes te tomabas tu tiempo para elegir el atuendo adecuado para las salidas y ahora no te importa usar vestimenta sport para casi toda ocasión… siempre prefieres la comodidad a sorprender a tu pareja.

8. No existen los celos

Los celos moderados son parte del amor, del cuidado que se le debe dar a la pareja, pero si ya no te interesa donde estuvo en toda la semana y si estuvo coqueteando o no, entonces ya no hay importancia.

9. Pasión Cero

Ya no están dispuestos a innovar, a ser creativos, la frecuencia y duración de las relaciones íntimas ya no es la misma… No haces del encuentro sexual algo increíble, se acabó la lencería, los disfraces, el juego, las velas, los masajes; Sépanlo: la pasión se está extinguiendo.

10. Has estado pensando en otras personas

Si ya te preguntaste cómo sería estar sin tu pareja estás en el último punto para evaluar el adiós. Aunque te parezca difícil no tener contacto, realmente ya no estás enfocada en la relación y el escenario de cambio ya no te parece terrible… así que deja de perder el tiempo.

Es importante saber poner un punto final en vez de estar colocando durante años puntos suspensivos a relaciones donde sólo las une la costumbre y el desamor.

Todo lo anteriormente mencionado también genera un clima ideal para “ser infiel”. Y la infidelidad rompe uno de los pilares fundamentales de la pareja… la confianza. Y créanme, mis queridos alumnitos, que la confianza una vez que se rompe, no se reconstruye. Es algo que sólo se pierde una vez. Y cuando la infidelidad queda al descubierto, arrancan los malditos “pases de factura” que la víctima desbordará de por vida sobre el “infiel”.

Existen muchos motivos por los cuales uno de los miembros de la pareja llega a ser infiel. Pero todos tienen una explicación que desemboca en la insatisfacción personal. Con frecuencia, la insatisfacción es fruto de miedos, inseguridades e indecisiones. En otras ocasiones, aumenta dentro de la relación de pareja, ya que la misma no funciona y no se toman decisiones. El resultado es una relación distante y fría.

Infidelidad femenina:

La infidelidad femenina es juzgada de forma diferente a la del sexo opuesto. Pues para lanzarnos a cometer una infidelidad tiene que existir algo más que un simple impulso sexual.

Si indagamos sobre las razones que llevan a una mujer a ser infiel a su pareja podemos encontrar muchas causas:

- Por venganza. Esta suele ser la primera razón

- Por dar emoción a su vida. La rutina mata.

- Para sentirse especial y deseada (Ya no se sienten deseadas por sus parejas)

- Para buscar una conexión romántica… que ya no tiene con su pareja

- Para revivir el pasado. El amor que fue y ya no es (ej. Ex novio, etc.)

Si tenemos en cuenta estas causas, la solución es sencilla. La infidelidad femenina puede evitarse con una pareja amorosa, pasional, atenta y detallista. Una mujer felizmente casada no suele engañar.

Y con el hombre la situación es un tanto diferente, el hombre se maneja mucho más por el impulso sexual. Aunque si en casa tiene una mujer bien puta (no geisha, porque las geishas sirven al hombre y nadie debe ser esclavo de nadie) MUJER BIEN PUTA con él, pero independiente, que no le esté encima sofocándolo las 24hs, compañera salvaje de ruta y amiga leal con quien él disfrute pasar el tiempo… dadas éstas condiciones es difícil que el hombre busque “algo” lejos de su mujer. Aunque hay quienes, teniendo una gran fortuna, apuestan todo al rojo 69… y generalmente... ¡pierden!

En fin mis queridos alumnitos, la infidelidad y el desamor son dos de los monstruos más desagradables y que más heridas nos dejan si no los sabemos matar a tiempo.

A estos monstruos se los mata con la sinceridad: si queremos tener sexo con otra persona, pues nos separamos de quien esté con nosotros. Y si ya NO amamos a nuestra pareja, se dialoga con ella y nos separamos en los mejores términos posibles… pero engañar, herir y mentir… son las maneras más cobardes de arruinar a quien nos ama.

Tener una relación estable en estos tiempos conlleva una gran responsabilidad y se necesita del esfuerzo de las dos partes por igual para tener una evolución notable. Las tentaciones siempre han existido y estarán presentes pero, el “Respeto” debe ser la bandera de un par de seres que deciden llamarse “Pareja”.

Y en la pareja el sexo NO PUEDE FALTAR, menos con todas las CLASEX que tuvimos durante el año… porque como dice la profe: “Quédense con quien les dé un buen beso negro porque besitos en el cuello te los da cualquiera”.

Adeus.

Celeste González - tu coach sexual -.

Twitter: @CelesteGonzalez

Facebook: Celeste González

Instagram: @mcelegonzalez