BLOG

ENTRETENIMIENTO

Vamos a arrancar esta ClaSEX terminando con uno de los mitos más comunes del sexo: Mantener relaciones sexuales mientras se está embarazada no es peligroso ni hace ningún mal al bebé. Salvo indicación médica debido a alguna complicación, practicar sexo en el embarazo es beneficioso tanto para la pareja como para el bebé.

El embarazo puede transformar la vida sexual, en muchos casos a mejor intensificando el deseo. Las hormonas femeninas están en plena ebullición y las emociones, a flor de piel, así que el sexo puede convertirse en una experiencia muy satisfactoria durante estos meses.

Les voy a demostrar 9 beneficios de practicar sexo durante el embarazo:

1. Las relaciones sexuales contribuyen a fortalecer el vínculo afectivo que los ha llevado a desear formar una familia juntos, a agrandarla, según sea el caso. La pareja vive un momento muy especial pues son meses de complicidad, de ilusión y deben vivirlos juntos.

2. Debido a la acción de las hormonas del embarazo, el flujo sanguíneo de la madre aumenta casi un 50 por ciento. Especialmente la región pélvica recibe un mayor riesgo de sangre haciendo que las relaciones sexuales sean más placenteras y los orgasmos más intensos. Incluso hay mujeres que nunca antes habían experimentado un orgasmo, y lo hacen por primera vez en el embarazo.

3. El sexo es un potente relajante muscular, lo que contribuye a mejorar el sueño y favorecer un mejor descanso, algo que en el embarazo puede ser misión imposible en las últimas semanas de gestación.

4. Es también el mejor remedio contra las preocupaciones y el mal humor. El orgasmo produce la liberación de endorfinas, sustancias químicas naturales del cuerpo que nos hacen sentir bien y mejoran nuestro estado de ánimo. Quizás por eso suele atribuirse el mal humor a la falta de sexo en una discusión…

5. No sólo la pareja disfruta de las relaciones sexuales, también es placentero para el bebé. Después de que la madre tiene un orgasmo, se produce una inmensa liberación de endorfinas, que llegan por el cordón umbilical hasta el feto, proporcionándole sensación de paz.

6. Tener sexo durante el embarazo activa receptores en el cerebro que ayudan a calmar los dolores de las contracciones. Se recomienda mantener relaciones para disminuir los intensos dolores que aparecen un par de meses antes del parto.

7. Es una de las más conocidas fórmulas para ayudar a desencadenar el parto de manera natural. Esto se debe a que el esperma contiene prostaglandinas, las hormonas que se utilizan precisamente para inducir el parto. Además, durante los últimos meses de gestación, el sexo ayuda a la madre a prepararse para el parto debido a que la oxitocina producida durante el orgasmo femenino contribuye a desencadenar el trabajo de parto cuando este no llega.

8. El suelo pélvico es un grupo de músculos en forma de hamaca que se encargan de sostener la vejiga, el útero y el recto. Ejercitarlos a través del buen sexo contribuye a fortalecerlos facilitando la recuperación postparto.

9. Varios ginecólogos y obstetras confirman que el sexo durante el embarazo también es positivo para el bebé y que las embarazadas que tienen actividad sexual constante tienen bebés más seguros, tranquilos y felices.

Durante el embarazo el cuerpo de la mujer sufre una gran transformación y debido a ello muchas mujeres pasan de sentirse atractivas a poco deseadas. "La interacción sexual ayuda a romper con esta falsa creencia", la mujer embarazada es una revolución de hormonas y transita tiempos de constantes cambios que los hombres deben acompañar haciéndolas sentir lindas, deseadas y sobre todo: cuidadas.

Una vez que el bebé está en camino lógicamente ya no tienen que preocuparse por embarazos NO deseados, ni por los métodos anticonceptivos, así que disfruten de la penetración y eyaculación dentro de la vagina sin esos cuidados… Pero "ojo, no olviden de que siguen existiendo los riesgos de las infecciones de transmisión genital, mucho más peligrosas en este momento".

Hablemos de los futuros papás...

Los cambios del embarazo no sólo afectan a la mujer, sino en algunos casos, también a su pareja. Los futuros papás pueden llegar a sentir los mismos síntomas que tienen sus mujeres embarazadas, un fenómeno conocido como el Síndrome de la Covada, término proveniente del francés “couvade” que significa incubar.

No hay una causa física, pero la empatía y la conexión emocional que se establece con la pareja provocan a veces, desde el mismo momento en el que se enteran del embarazo, que ellos también comiencen a sentir cambios… como por ejemplo:

Ansiedad: Es normal que el hombre experimente cuadros de ansiedad, debido a la proximidad de su paternidad. Insomnio, fatiga, subidas de tensión y estrés no son síntomas exclusivos de la mujer. El hombre también comparte las preocupaciones sobre el embarazo de su mujer.

Vida Sexual: En algunos hombres, la libido decide irse de viaje hasta después del parto, mientras que otros viven el sexo con mayor intensidad durante estos meses. Los cambios físicos que experimenta la madre pueden motivar a algunos, pero desmotivar a otros. Muchos tienen miedo de lastimar al bebé al mantener relaciones sexuales aunque es imposible llegar a dañar al bebé.

Náuseas: Los padres también pueden padecer las molestas náuseas matutinas que afectan a las embarazadas durante los primeros meses de gestación. Son varios los estudios que se han ocupado de ello sin encontrar una razón contundente. En las mujeres, es el aumento de estrógenos, en los hombres se cree que está ligado a la ansiedad de la que hablábamos antes.

Cambios de Humor: Se siente preocupado ante la cercanía de su paternidad y sufre todo tipo de emociones. Puede pasar de la alegría a la tristeza, de la tranquilidad a la ansiedad o de la dulzura a la irritabilidad en un muy corto período de tiempo. Aunque por el simple hecho de que la mujer sea quien lleva el bebé en gestación sería de mucha generosidad que él controle sus malos humores para contenerla a ella que más lo necesita.

SEXO DURANTE EL EMBARAZO.

Conociendo ya un poco de todo lo que les sucede a ambos papis, vamos a hablar de las variaciones que pueden llegar a darse según el trimestre de la gestación respecto al sexo.
El primer trimestre es el que sigue a las relaciones sexuales que dieron como fruto el mismo embarazo. Cuando el embarazo fue muy buscado, una vez concebido, muchas parejas se relajan por fin, olvidando el embarazo como objetivo y dedicándose más a disfrutar.

En cambio, algunas mujeres prefieren evitarlo, ya sea porque prefieren no correr riesgos (miedo a que pueda pasar algo) o porque no se encuentran del todo bien, por culpa de la fatiga, las náuseas y los vómitos. La realidad es que si el embarazo transcurre de manera normal no hay riesgos a evitar y se pueden mantener relaciones sin problemas. Además hay mujeres que, al mejorar la irrigación de los órganos de la pelvis, tienen más sensibilidad y llegan con mayor facilidad al orgasmo.

El segundo trimestre suele ser la etapa en la que las mujeres más disfrutan del sexo, pues al cruzar el umbral del primer trimestre, el embarazo está más consolidado y los miedos dejan rienda suelta a la imaginación y al placer. Además, en el segundo trimestre la panza aún no es demasiado grande y muchos de los síntomas que tanto molestaban han desaparecido.
El tercero es el trimestre en el que el sexo parece ser más complicado, sobre todo por una cuestión física. La panza tiene ya un tamaño considerable, la mujer puede sentirse más cansada y pesada y el bebé se mueve más y con más fuerza. A la hora de elegir la posición conviene buscar una en la que ambos estén cómodos. La postura del misionero, por el tamaño de la panza, puede ser complicada (si el hombre tiene panza también peor aún). Las mejores posiciones son aquellas en las que la panza no choque con el hombre, es decir, estando la mujer encima del hombre o de espaldas a él, ya sea tumbada o en cuatro (doggystyle).

Espero les haya sido de ayuda ésta completa ClaSEX, sobre todo para todas aquellas parejas cuyo sexo se vio afectado por miedos inexistentes acerca de dañar al bebé.

Consejo de la profe: Disfruten, y vean porno (cada uno por su lado o juntos) la categoría “pregnant” muestra muchos videos de embarazadas teniendo relaciones sexuales que pueden abrirles la mente un poco al juego, a mejorar posturas y a descubrir fantasías por cumplir.

Celeste González - su coach sexual -.

Twitter: @CelesteGonzalez

Facebook: Celeste González

Instagram: @mcelegonzalez

DICCIONARIO VENUS

Sabes que significa...