BLOG

Promedio: 4.7 (3 votes)

¿Cuántas veces pensamos que la rompíamos toda y nos encontramos viviendo situaciones incómodas? Hoy hablaremos de Fails en el sexo, que quizás en un principio no fueron muy divertidos pero después se convierten en experiencias graciosas de contar.

Estos son algunos de los momentos incómodos y graciosos que nos pueden pasar mientras tenemos sexo.

Los pedos, flatulencias o ventosidades vaginales.
Sí, la estas pasando muy bien y de pronto... un ruidito de lo mas incomodo.
No importa cómo los llamemos, son incómodos y entre bomba y bomba el aire no se convierte en nuestro mejor aliado.
Pero debemos aceptar que es algo totalmente natural y tenes dos opciones, se hacen los "aquí no pasó nada" o pueden reír y tomarlo como algo natural. ¡Agradezcamos que no tienen olor!

Sos de los q dejan todo en la cancha y te provocas una lesión.
¿Quién no ha intentado alguna posición que vió en una porno o leyó en el weblog de venus?
Entre la calentura, la excitación y la innovación de posiciones queremos sentir más, entonces olvidamos que no somos contorsionistas y en busca de una mayor profundidad o apertura, un mal movimiento y... "crack" tenés que parar todo porque te esguinzaste la ingle, empeza a masajear la zona y pedí hielo.

Recordá que es importante calentar el músculo antes de comenzar con la actividad (en cualquiera de los sentidos posibles). Sobre todo si estás pensando en practicar alguna posición que requiere de una apertura mayor a la que estás acostumbrado o venis con alguna molestia muscular.


Hacerse el romántico puede ser un deporte de riesgo extremo.
Alguna vez todos hemos prendido velitas para darle a nuestro encuentro un toque más especial,  pero entre tanta pasión la ropa vuela, el cabello se pone salvaje y te podes quemar o peor aún si justo llevabas medias bucaneras que son altamente inflamables, estas de mala racha y tenés una de las velitas cerca... encendiste la llama no solo en tu pareja, sino que también en su departamento.


Cuando la realidad no supera a la ficción.
Por DM o cualquier medio virtual somos todos capos del garche. Entonces comienzas a flirtear por mensaje privado después de varios likes. Las fotos van y vienen, crees estar hablando con un gurú del sexo, hasta que un día finalmente pactan un encuentro. Llega el momento de llevar a la práctica todo lo escrito y... chapamos, la metió y acabó (si, en el tiempo que tardaste en leer esta última oración).
Está bien, a quién no le ha pasado, le das unos minutos para recargar energías esperando que en el segundo tiempo la rompa toda... pero no. Ahí estás, recién depilada, con un lindo conjunto negro de encaje y portaligas viendo el tercer capítulo de los simpson sin nada de lo que te habían vendido, ni intenciones de volver a intentarlo.

Problemas de circulación.
Piernitas al hombro es una de las mejores posiciones que podemos practicar. La penetración es profunda y no importa el ritmo que llevemos, se siente riquísimo. El inconveniente con esta maravillosa posición es que a veces llega un momento en el que además de placer comenzamos a sentir un hormigueo por las piernas...  y si ¡Afloja que te estas acalambrado nena!
En mi caso pasó algo peor, la seguí (no quería quedar mal, además la estaba pasando bomba) y terminé con las piernas absolutamente dormidas y con mi pareja, dándome masajes hasta recuperar la sensibilidad que debía haber perdido en otro lado.

Así como seguramente tuvimos un  desempeño sexual digno de una película porno, también están las anécdotas con fallas, con momentos inesperados y sobre todo cómicos que esté mes de #DulceOTravesura te invitamos a compartir. ¿Te animas?

Por @leiladazzler