BLOG

Promedio: 4.6 (5 votes)

Desde tiempos remotos, el arte ha sido el mejor aliado de quienes consideran las curvas de un cuerpo (y más concretamente el de la mujer) como la creación más perfecta que existe. Sin embargo podríamos advertir que históricamente, en lo que respecta al arte y el erotismo, coexisten dos formas antagónicas de percibir una obra. Están aquellos que, frente a “El origen del mundo” de Courbet, la pintura de desnudos más polémica de la historia, descubren la belleza, el misterio y el poder sublime de la mujer como dadora de vida y los que, quizás con un tinte más bárbaro (pero no por eso menos poético), lo que perciben es el poder sublime pero ¡de una peluda y extravagante panocha setentera, a punto de ser perforada por Nacho Vidal!.

Pese a estas diferencias, la digitalización de la vida nos lleva inevitablemente a reflexionar acerca de la innegable (y a veces controvertida) relación entre arte, porno y nuevas tecnologías.

Según la definición más consensuada, la pornografía haría referencia a “...todo material que represente actos sexuales o eróticos, con el fin de provocar la excitación sexual del receptor”.

Ahora bien, en base a ésta descripción, lo que entonces resultaría difícil aquí sería encontrar un criterio común que pudiera determinar si un desnudo, sea el de la señora panocha del cuadro o el de las majestuosas tetas de Esperanza Gomez, es arte o es porno. Imagino algo así como un dispositivo detector de erecciones. Si se erecta es porno, si no ¿es arte? ¡Imposible de cuantificar!

EL PORNO EN LA ERA DIGITAL

No obstante, la Revolución digital convirtió la tecnología que antes era analógica a formato digital. Y si bien a través de Internet el porno se expandió a niveles extravagantes, con la misma lógica creó una fórmula, no ya para distinguir entre arte y porno, sino directamente para eliminar cualquier contenido que muestre algo parecido a una teta, un pezón o una vulva. Basta con googlear los casos de censuras aplicados por parte de las social networks, para ver cómo Instagram, propiedad de Facebook, llegó a límites inimaginables. No sólo ha vetado fotos de obras de arte del siglo XIX porque el álbum de “desnudos” activó el algoritmo censor de la red social, sino que ha inhabilitado la cuenta a una artista californiana 3 veces por... tirar fruta. Si, leiste bien. Compartió una imagen en la que se veía cómo introducía sus dedos en una naranja y ésta rompía en jugo como si se la estuvieran tirando, lo que bastó para que la red tomara medidas.

Tanto productores como consumidores de material xxx o erótico, para bien o para mal, deben afrontar la idea de que las nuevas plataformas de comunicación se instalaron como “el” museo virtual por excelencia, por lo que hoy día quedar fuera de él supone permanecer invisible frente al mundo.

ARTE 2.0

Pese a estas cuestiones negativas, lo realmente interesante de la era digitalizada que estamos atravesando, son las infinitas posibilidades creativas que ofrece. ¡Y el porno no es la excepción! Hay quienes, a través de los dispositivos tecnológicos  contemporáneos, comenzaron a participar en él con la intención de crear. Desde una perspectiva completamente ubicada en el arte, y a través del uso de éstos dispositivos como medio, y del género húmedo como expresión.

El artículo de hoy está dedicado justamente a explorar esas formas más amigables de la relación entre arte, porno y nuevas tecnologías. Y para ello, nos introducimos de lleno en las obras de Diego Beyró, un joven artista argentino, próximo a incorporarse como columnista de VenusGo, en una sección especial donde nos narrará sus vivencias sexuales en primera persona, como parte de su última serie llamada “Las aventuras de Beyró”, y que tiene mucho para decir al respecto.

DIEGO BEYRÓ

“...ahora me interesa indagar en la juventud y para mí la juventud es el orgasmo de la vida”.

Estudió Dirección de Arte en la Escuela Superior de Creativos Publicitarios y residió dos años en Fabrica, Centro de Investigación y Comunicación del grupo Benetton (Italia) donde trabajó como creativo y exploró su mundo plástico con intensidad. Su formación en el campo artístico es mayormente autodidacta. Trabaja tanto la pintura, como la fotografía o el video, en modo tradicional o digital, y hoy nos acerca 4 de sus 5 series eróticas ¡más calientes!, porque la quinta la tendrás que degustar en sus próximas entradas, aquí en el blog de VenusGo.com.

Pregunta: ¿De dónde proviene tu interés por representar desnudos y expresiones eróticas?

Respuesta: El erotismo es algo que consumo desde que tuve la posibilidad. De chico me encantaban las campañas de marcas de ropa íntima y en general la fotografía. Hoy en día es algo que me encanta mirar, sobre todo el erotismo. El porno sólo lo consumo para masturbarme. Entro y salgo, no lo contemplo como algo que me atrape, es sólo funcional. Siempre soñaba con estar del otro lado, del lado de quien hace. Y me resultó natural hacer el intento. Como artista aún me siento muy verde en ese sentido. Todavía me siento mucho más consumidor que ejecutor, si bien soy ambas. Representar la expresión erótica creo que es para mi llenar mis necesidades artísticas que a su ves llenan las necesidades de algunos espectadores, y de esa manera nos complementamos, y nace el arte.

Pregunta: ¿Cómo definirías tus producciones, como arte o porno?, ¿por qué?

Respuesta: El porno es un recurso, mi tema de conversación en cierto modo en algunas obras. Pero la obra es artística.

Pregunta: ¿Qué te sube más la líbido, exponer tus obras en un espacio físico como una galería o un museo, o recibir cientos de likes en tus galerías de fotos en Facebook?

Respuesta: El alcance de internet, con una buena publicación o muy compartida, es tremendo. Y la sensación de que una inauguración esté llena de gente y convivir esa situación en vivo, es muy emocionante. Así como ver tus obras físicas en vivo y la gente que asistió puntualmente para eso. No pondría a competir ambos escenarios, creo que es un error de quienes lo hacen. Es como elegir entre masturbarte y coger, ambas cosas son necesarias y excitantes. Compartir trabajo en facebook o redes sociales y que este llegue a lugares inimaginables, a gente que no conozco y que eso genere un impacto cual sea, me parece una cosa hermosa. Y la experiencia, en una escala mucho menor, de exponer en vivo, preparar la muestra, colgar las obras, tomarte una copa de vino, charlar con gente, etc, es hermoso también.

Pregunta: ¿Alguna vez sufriste un acto de censura por mostrar un pezón de más, en tus redes sociales?

Respuesta: Sí claro, tanto en Facebook como en Instagram. Aunque he tratado de ser cuidadoso conociendo sus normas y políticas. Pero en mi sitio puedo subir lo que quiero, y también en tumblr. Mi página por ejemplo está prohibida en China. Y también en varias empresas que tienen como bloqueos genéricos de páginas. Me ha pasado que algún amigo o conocido quiso entrar y desde determinados servidores no se puede. Imagino que debe tener como un código o etiqueta de contenido para adultos. Entiendo que hay niños navegando la red y que hay contenidos que no son los ideales, sin embargo hay mucha censura que me parece una ridiculez.

Pregunta: ¿Cómo reclutas los modelos de tus proyectos?, ¿online, entrevistas personales, a través de amigos?

Respuesta: Amigos - Online - Persona. En ese orden.

Pregunta: ¿Tuviste sexo con tus modelos? ¿Lo puedes contar brevemente?

Respuesta: Soy muy respetuoso y me importa mucho la comodidad de la otra persona. Eso termina afectando el resultado. Para eso jamás genero un clima que pueda notarse como una invitación sexual, sino todo lo contrario. He tenido sexo luego de alguna sesión de fotos pero era porque estaba la situación servida en bandeja. Pero al contrario de lo que piensan todos mis conocidos, es la minoría de las veces.

La primera vez que le hice fotos a una chica desnuda de manera formal (quiero decir que vino a hacer las fotos, no habíamos tenido sexo antes) fue en mi casa. Yo estaba bastante nervioso. Fui lo más frío posible, improvisamos diferentes posiciones, todo dentro de mi habitación. Empezó con ropa y se la fue sacando. Ella tenía como 20 años, y estaba buenísima. Traté de ser lo más profesional que pude y mantener una distancia. En un momento me pidió ver algunas fotos desde la cámara. Para eso naturalmente tuve que acercarme. Era en mi cama con ella completamente desnuda y con su cara a 10cm de la mía. Unos segundos después de ir pasando las imágenes nos dimos un beso (probablemente yo a ella), y evidentemente tuvimos sexo. Eran las 3 de la tarde de un martes. Pasó porque la situación se prestó, pero muchas otras veces hice fotos y nada. Creo que en ese contexto es algo que no debería buscar, si hay match y una invitación evidente, entonces está bien.

1). Serie Orgasmos

A menos que te hayas grabado o tengas un buen espejo panorámico en tu cuarto, es bastante probable que no tengas ni idea de cuál es tu cara cuando experimentas un orgasmo. Bueno, los modelos de Diego sí. La serie se destaca por registrar las expresiones faciales durante el maravilloso momento del clímax. El tamaño de cada trabajo mide más de 3 metros y están pintadas sobre sábanas.

Entra a la galería completa, AQUÍ.

2). Serie Daily Erótica

Entra a la galería completa, AQUÍ.

3). Serie Mi porno

Entra a la galería completa, AQUÍ.

4). Serie Girls & pets

Entra a la galería completa, AQUÍ.

5). Serie Las aventuras de Beyró

No cabe duda que las experiencias personales de Diego Beyró forman parte de sus obras, más aún si de narrar experiencias sexuales se trata. Desde adolescente ha sido un aficionado a la escritura, y lleva registro de todo lo que va viviendo. Hace unos años empezó a relatar de manera íntima algunas experiencias sexuales. Y en un momento escribió sobre todas las personas con las que tuvo sexo. 

En VenusGo quedamos maravillados con sus obras, y no dudamos en invitarlo a formar parte del blog, para traerles su último proyecto,"Las aventuras de Beyró". ¡Estamos muy entusiasmados con las publicaciones que se vienen!.

CONTACTO: Sitio web Facebook - Mail: [email protected]

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!

Lee también:

17 secretos de la industria del porno, revelados por sus protagonistas

¿Cómo se siente la “petite mort” o el orgasmo femenino? Basado en casos y audios reales

Futurología del Polvo: ¿Cómo será el sexo en el 2050?

"Public Disgrace": la nueva tedencia en España