BLOG

Promedio: 3.1 (9 votes)

En Venus celebramos la semana de la amistad y, como para no perder la costumbre, queremos echarle un poco de polvo a la cuestión, y hablar de un tipo particular de amistad, tan particular que empieza como cualquier otra:  en la sala de algún cine, a la salida de un bar o en la parada del ómnibus, pero que siempre, ¡SIEMPRE! acaba de la misma forma, ¡en opulentos bombazos!.

"NADA MEJOR PARA DOS BUENOS AMIGOS, QUE COGER COMO DESCONOCIDOS"

Pero antes de avanzar, empecemos por definir lo que es un “amigo con derechos”. Según Verónica Malamfant, escritora del best seller “ADR”, un cogeamigo/a o amig@ con derechos, es: «Todo ser que esté disponible, en todo momento y que cumpla con el conjunto de normas de convivencia para tener fricción».

Lee también: ¡Quiero sexo ya! 14 vulgares y efectivas formas de pedir sexo

ADR, ¡DUELE MENOS Y EMOCIONA MÁS”

Al parecer existen distintas categorías o tipos de "amistades con derecho", tantos como los posibles nombres que aparecen por ahí para identificarlos: "amigos con ventaja", "amigos con beneficios", "amigos de cama", "amigovios", "amigos con raspe" (Chile), "follamigos" (España), "amigarches" (Argentina), etc.... Llámese como se llame, es la carne a la que te estás tirando sin compromiso, alguien a quien acudes en momentos en que la calentura, la soledad o el frío invernal se han apoderado de tu voluntad, pero que te brinda sexo seguro, casual y sin derecho de romance alguno. 

Esa persona con quien te llevas tan, pero taaan bien... que decides probar a ver que tan buen polvo resulta ser.

WINTER IS COMING

Pero como toda relación, cualquiera que sea, este vínculo de sexo sin límites y libre de compromisos, también tiene sus reglas. Hoy exploraremos cuáles son los privilegios con los que gozan los amigarches, por si se te ocurre convertir a algún amigo en tu próximo privilegiado “sex friend” y sobrevivir el largo y crudo invierno soltera, pero a pleno traqueteo.

Lee también: Top 10 de las parafilias y fetiches más perversos de las mujeres. 

DERECHO A...

Sexo sin ataduras: Uno de sus  beneficios indudable, es la disponibilidad de polvo fácil, sin las presiones y limitaciones de una relación de noviazgo. Ninguno de los dos espera más que eso, un buen polvo y “tasa, tasa… cada uno a su casa”.

Poner límites y condiciones de “uso”: ¡Ojo!, un amigo con derechos no es solo la descarga sexual que te pueda generar una mamada bien hecha.

A veces el after sex se inunda de interesantes conversaciones y hasta puede resultar un excelente consejero sentimental... “de [email protected], claramente”.

No ser meloso o pegajoso: En el sexo se puede ser tan experimental como en cualquier relación de pareja, pero no puedes ni exigir ni esperar que se comporte con romanticismo. No existe la presión de tener que agradarle, enamorarl@ o cautivar.

Ofrecer y demandar, ¡y garantizar1 buen sexo: El polvo debe ser desmedido, cuidado y explosivo. Debes estar abiert@ a probar las más variadas formas y posiciones porque se trata de una relación que se sostiene en y por el sexo, exclusivamente. Y solo así tiene su razón de ser.

Lee también: ¡Móntalo vaquera! Aprende la posición más peligrosa y placentera del kamasutra. 

Llamar, mensajear y/o aparecer a la noche: Este derecho sólo aplica cuando se requiere una buena revolcada, de lo contrario, se pierde el trato.

No tener que pasar la noche juntos: Puede tomarse el atrevimiento de llamar a mitad de la noche para ponerla, agradecer el cumplido y luego marcharse sin cargo de conciencia, ni reclamo alguno.

A coger con otros: Aunque existe un compromiso sexual, eso no impide tener otros amigos con derechos. No le debes fidelidad ni de [email protected], ni de [email protected], puedes tener la cantidad de amigarches que quieras, y ¡a la carta!... elegir, por ejemplo, el tipo de polvo que desees según como se disponga tu dia o tu noche.

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!

Lee también:

7 diferencia entre el sexo en el mundo de las pornos y el sexo en el mundo real

Mujeres heterosexuales que se animaron a probar el sexo lésbico.

¿Por qué el sexo en un hotel es mejor que en casa?

Lo que nunca puede faltar a la hora de tener sexo.